madrid-desde-el-escorial

Presentación del informe sobre la calidad del aire en Madrid durante 2016 de Ecologistas en Acción

Durante la mañana del miércoles 11 de enero se presentó el informe de calidad del aire en Madrid durante 2016. Un informe que elabora anualmente Ecologistas en Acción y que se ha convertido en una herramienta muy útil para evaluar la calidad del aire en nuestra ciudad y que se puede encontrar íntegro aquí.

Vamos a hacer una pequeñísima guía de lectura de este informe con algunos de los aspectos más interesantes que nos permitan conocer mejor la realidad de la calidad del aire en Madrid.

Si tenemos que elegir un titular, este no puede ser otro que la triste realidad: Madrid sigue sin cumplir los niveles de calidad del aire exigidos por la Unión Europea y recomendados por la Organización Mundial de la Salud. 2016 es por tanto el séptimo año consecutivo en el que no se consiguen alcanzar los objetivos de calidad del aire. Es cierto también que los valores de este año han sido ligeramente mejores que los de 2015, las medidas tomadas no han sido suficientes, pero sin haber actuado estos resultados podrían haber sido iguales o peores.

Queda mucho por hacer y hay que seguir trabajando para cumplir el compromiso de reducir los niveles de contaminación. La envergadura del problema hace que esto no se vaya a conseguir a corto plazo, pero eso no es excusa ni nos exime de la responsabilidad de poner en marcha todas las medidas posibles para lograrlo, muchas de ellas ya recogidas en el borrador del Plan de Calidad del Aire, actualmente en proceso de consulta.

Por otro lado, y a modo de recordatorio que nunca debemos olvidar, la calidad del aire es solo uno de los aspectos que intervienen en la calidad ambiental de la ciudad, junto con la contaminación acústica y la accesibilidad del espacio público.

A continuación un repaso por los distintos contaminantes que actualmente monitoriza la red de medición:

 

Dióxido de Nitrógeno

Este contaminante es el que se está haciendo tristemente famoso porque sirve de indicador de la contaminación general de cada momento. De hecho, es el que se toma como valor de referencia para iniciar o no los episodios de alta contaminación, tanto por las afecciones que provoca por si mismo a la salud como por servir de testigo de las concentraciones del resto de contaminantes

 

grafica 1

 

En esta tabla se puede comprobar el número de superaciones del valor límite horario y de la media anual de cada una de las estaciones, y de cómo, efectivamente, Madrid está lejos aún de cumplir con los valores recomendados (menos de 18 superaciones de 200 microgramos por año y estación y 40 microgramos de media anual por estación).

 

gráfica 2

 

En esta otra tabla se puede apreciar la evolución de los valores medios anuales. Este año los valores son ligeramente mejores que el año anterior, pero fundamentalmente porque 2015 fue un año especialmente malo y en definitiva, no atribuibles a un cambio de tendencia (en los niveles, no en la conciencia política del problema, que son cosas distintas).

 

Partículas PM 10 y PM 2.5

En la contaminación por partículas la situación es menos alarmante, aunque también es cierto que los límites establecidos por la Comisión Europea para este contaminante son considerados como muy laxos y que incluso hay sectores que cuestionan los propuestos.

 

grafica 3

 

Ozono troposférico

El ozono troposférico, conocido coloquialmente como “ozono malo”, tiene un funcionamiento peculiar debido a su condición de contaminante secundario (se produce por procesos químicos de otro contaminante, el NO2). Se da en una temporada concreta del año y es un contaminante cuyos niveles y cuyo comportamiento son relativamente novedosos. Tradicionalmente los niveles más altos se dan en zonas verdes pero en estos últimos años se están detectando también altos niveles en zonas urbanas. Por ser un contaminante relativamente nuevo, fuertemente oxidante y con afectaciones a la salud, la vegetación e incluso en los monumentos y el patrimonio es recomendable actualizar la información sobre sus niveles y sus efectos, especialmente en zonas en las que se practica deporte al aire libre.

 

grafica 4

 

 

Comentarios sobre la aplicación del protocolo para episodios de alta contaminación

Para empezar hay que destacar una situación peculiar (y preocupante) que se da en Madrid. El valor límite anual es más o menos común que se incumpla, pero Madrid es la única ciudad española, y de las pocas ciudades europeas, que incumple el valor límite horario (no más de 18 superaciones por estación y año).

 

grafica 5

 

Lo que muestra la tabla y la experiencia de 2016 es que a pesar de haber hecho el protocolo más riguroso, principalmente estableciendo el nivel de preaviso en 180 microgramos/m3 para que empezase a actuar antes de que los niveles llegasen a 200 microgramos/m3, valor que la OMS establece como perjudicial para la salud y que la Comisión Europea exige no rebasar más de 18 veces en cada estación en cada año, esto parece no ser suficiente.

El problema de las superaciones de los límites horarios anuales es crónico en Madrid. La polémica y el debate público que (por fin) está generando este tema viene fundamentalmente de que ahora se actúa contra el problema, lo cual no deja de ser un cambio, aunque ligero, a mejor.

 

Grafica 6

 

En cuanto a la efectividad del protocolo, dado que únicamente en el episodio de finales de diciembre se ha llegado a aplicar el escenario 3 y a que hay pocos históricos, es pronto para evaluar de manera precisa el funcionamiento y la efectividad del mismo. Una comparación que puede ser orientativa es ver qué diferencia se puede apreciar respecto a un episodio similar en el que no se hubiera aplicado este protocolo.

 

grafica 7

 

Si bien, repetimos, la comparativa no es concluyente, si que parece haber un menor número de superaciones de los valores límite horarios en el caso de aplicación del protocolo.

En cualquier caso, lo que parece aún más obvio es que tenemos mucho que ganar si el protocolo tuviera un funcionamiento más preventivo y empezase a actuar antes aún. Un episodio de alta contaminación como el vivido a finales de diciembre de 2016 supuso el 47% de las superaciones del valor límite horario (104 sobre 222). Mitigar el efecto de los nitrogenazos nos permitirá avanzar enormemente en el cumplimiento de este objetivo.

 

Las resistencias “atávicas”

Por último, una reflexión que nos pareció interesante. Respecto a la contaminación en la ciudad de Madrid y a tenor del seguimiento ejemplar y la recepción pública de medidas como las contempladas en los episodios de alta contaminación, podemos decir que se ha generado un nuevo consenso social en torno a la necesidad de luchar contra esta contaminación y conseguir unos niveles aceptables de calidad del aire.

En este nuevo escenario es especialmente sangrante e irresponsable la actitud del Partido Popular (particularmente lamentables en los casos de David Pérez, Esperanza Aguirre o la propia Cristina Cifuentes) alimentando polémicas estériles y en definitiva, poniendo palos en las ruedas de un proceso que podría ser mucho más fructífero y rápido en la mejora de la calidad del aire si contase con el respaldo de un amplio consenso político, habida cuenta que se trata de un problema de salud pública.

Desgraciadamente no es el caso y nos estamos encontrando una y otra vez con la defensa numantina de un modelo de movilidad a todas luces obsoleto y sembrando la duda sobre amplios consensos científicos, y para muestra una de las tablas que podemos encontrar en el informe de la agencia europea sobre calidad del aire en la que se detalla la estimación de muertes prematuras que se producen en cada país.

 grafica 8

Por desgracia este conflicto no se circunscribe al Ayuntamiento sino que escala a instituciones de ámbito superior. Esto lo hemos vivido en el paso atrás dado por la Comunidad de Madrid  en su recomendación de Protocolo para episodios de alta contaminación para los Ayuntamientos de la región, originalmente alineado con los niveles propuestos por el Ayuntamiento de Madrid pero que finalmente se relaja a los niveles previos, fomentando una descoordinación institucional y desdibujando un mensaje que podría ser único y contundente en la lucha contra la contamianción.

Todas las imágenes y tablas de este artículo han sido elaboradas y cedidas amablemente por Ecologistas en Acción Madrid.